lunes, 31 de agosto de 2015



Para decirse adiós cualquier esquina es buena, 
una esquina del tiempo o del aire o de la vida. 
En el adiós complotan los trenes y pañuelos 
y el desusado llanto… 
Cualquier esquina es buena 
para romper el hilo, para clavar la ausencia. 

Te estrecharé la mano 
sin pañuelos ni llanto y sin rumor de trenes, 
solamente tu cara, tu sonrisa y el sol. 
Ya luego vendrá el tiempo con la angustia del llanto 
y los ojos crispados en recuerdos viajeros; 
pero ahora, tranquilos, 
cualquier esquina es buena para decirse adiós. 





Imagen:
Estación de Saint-Lazare de Claude Monet. Pintura. Francia, 1877.

0 comentarios:

Publicar un comentario