domingo, 1 de diciembre de 2013


Desnuda eres tan simple como una de tus manos:
lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente.
Tienes líneas de luna, caminos de manzana.
Desnuda eres delgada como el trigo desnudo.

Desnuda eres azul como la noche en Cuba:
tienes enredaderas y estrellas en el pelo.
Desnuda eres redonda y amarilla
como el verano en una iglesia de oro.

Desnuda eres pequeña como una de tus uñas:
curva, sutil, rosada hasta que nace el día
y te metes en el subterráneo del mundo

como en un largo túnel de trajes y trabajos:
tu claridad se apaga, se viste, se deshoja
y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.




Imagen:
Sitting Woman with Legs Drawn Up de Egon Schiele. Pintura. Austria, 1917.

1 comentarios:

  1. Neruda: el eterno retorno de todo poeta. Siempre nos quedará Neruda, en tiempos necesitados de amor y canciones desesperadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar