viernes, 7 de marzo de 2014


En fin, puedo decir que estoy de Amor bien satisfecho
ya no me quita el hambre ni me quita el sueño
no me provoca frío ni calor
ni me causa jadeos o suspiros.

De noche ya no salgo a la aventura
ni conquistado estoy ni atormentado
no llevo en mí aflicción ni desconsuelo
ni tengo mensajeros qué pagar
nadie me engaña ni me siento traicionado
me retiré del juego llevándome los dados.

De Amor otro placer tengo mayor
ya no traiciono a nadie ni obligo a traicionar
miedo no tengo de traidor ni de traidora
ni de brutal celoso que mucho me aborrezca
¡He dado fin a mis proezas locas!
Herido ya no estoy de Amor ni derrotado
ni me siento esquilmado o despojado
ninguna nimiedad ocupa mi atención
ni me quejo de amor y sus quebrantos
de que mi corazón haya robado
ni de que esté muriendo por la más gentil 
ni languidezco por la más hermosa
no le hago ruegos ni la adoro
ni de amor la requiero ni la anhelo
ni homenaje le rindo
a ella no me doy ni me lo entrego
el siervo de su feudo ya no soy
no guarda más mi corazón en prenda
ni prisionero suyo soy ni su vasallo
digamos que más bien he roto mis cadenas.

Hay que alabar mejor al vencedor
que al derrotado, ¿no es verdad?
Pues lleva el vencedor la flor de la victoria
mientras que el otro al suelo fue a parar
quien a su corazón vence en batalla
deseos deshonestos remontando
de los que brotan esas "cosas" tan sin regla
y otros escándalos
obtiene mayor gloria de su triunfo
que de haber sometido cien ciudades.

Desdeño el ruego desleal del suspirante
que espera de quien busca seducir
que incline el mérito ante el vil deseo
del que por Rectitud se rinden cuentas al morir
se él obedece a su pasión feroz
renuncia en tanto por vergüenza a la alta gloria
valoro mucho más al que merece
que al que recibe encomio
¡En qué prisión se encierra tan estrecha
el amante genuino y vulnerado!
El que pagó más caro tanto vale menos.

No quiero para mí el deseo inconstante
que hace cambiar mi voluntad y vira
en todos los sentidos salvo a donde 
desea ella volar.




Fuente:
Peire Cardenal. "Contra el amor" (versión de Jaíme Moreno Villareal). Biblioteca de México, Enero-Febrero 1995: 21

Imagen:
Cupido durmiendo de Michelangelo Merisi da Caravaggio. Pintura. Italia, 1608.

0 comentarios:

Publicar un comentario