martes, 24 de junio de 2014



Johannes Taisnier publicó en la ciudad de Colonia, en la segunda mitad del siglo XVI, su Opus mathematicum, más conocido en español, como Taisnerio*.  Es un monumental tratado de quiromancia, fisonomía y astrología en cuya traducción presuntamente participaron tres novohispanos, de los cuales uno, Pedro Suárez de Mayorga, fue procesado por "supersticioso" en la ciudad de Puebla de los Ángeles en 1581. La obra encierra un gran valor como exponente de las corrientes esotéricas vigentes en determinados círculos, recoge la tradición hermética renacentista y es el recipiente de las inquietudes personales de Suárez de Mayorga, en cuyas páginas anotaba reflexiones relativas al libre albedrío, pergeñaba poemas y escribía la
lista del mandado: "frijoles, chiles, tomates, coles y frutas". Fue confiscado al infortunado quiromántico en el pueblo de Tepeaca, en donde se dedicaba a leer las palmas de las manos al que lo solicitara, al punto de ser denunciado ante el Santo Oficio por alguien que quedó poco satisfecho con las predicciones. El "Taisnerio" es, hasta el momento, el único tratado en su género, asequible dentro de nuestra bibliografía colonial, influido directamente por autores hermetistas como Barthélémy Coclés y Tricasso Mantuano.


I

Tratado de quiromancia, fisonomía, astrología judiciaria y adivinación conocido como 
"Taisnerio" Johannes Taisnier (ca. 1581)


[Fragmento]

Sobre los nacidos bajo la influencia del planeta Venus Los venéreos tienen sus señales en el monte que señala el planeta Venus en la mano, que comenzando de la raíz del dedo pólex, es terminado en la línea vital que comúnmente la cerca [. 1 Los que así las tienen son gastadores y viven regalados, delicadamente. Son amigos de mujeres, alegres y risueños. Son sagaces y hermosos de rostro. Aficiónanse a mujeres pobres. Son infieles, incestuosos; apetecen más de las mujeres ajenas que las suyas propias. Sus caracteres son diez y son aquí figurados [...] y si alguno de los tales caracteres fuere hallado en su lugar que es en este monte o su dedo, el tal será inclinado a fornicio y a codiciar mujeres de otros, y a obrar cosas viles. Y significa que el tal matará a su mujer y violará el lecho de su padre si no se refrena. En el monte de Venus se ven comúnmente señales que pronostican muertes violentas, así suspensiones como degollamiento...


Capítulo del monte Saturno [...] 
y de los nacidos debajo de él, a que llamamos saturninos

Comúnmente los saturninos [son] de semblantes tristes y como amarillos de color, y traen de costumbre los ojos inclinados al suelo. Son meláncolicos y son corvados, hablan poco. Y son contumaces, porfiados, impacientes y maliciosos, tímidos y acobardados [...] y fácilmente se afligen. Son de condición limpios, hablan poco y son amigos de aguas y estanques. Son comúnmente amigos y son inclinados a dar provechosos consejos, y son comilones y jactanciosos [...]; deléitanse en labranzas, edificios y son de pocas palabras, y así, poco conversables. Tienen un rostro grande y feo y los labios gruesos; duro y áspero el cabello, y son nerviosos. Son más blandos y fríos en sus expresiones.


De la fisonomía...

La frente confusa [...] dice hombre de poca firmeza, flemático y por eso perezoso. 
Las sobrecejas si fueren bermejas, denotan hombre desvergonzado y envidioso.
Las sobrecejas blancas [...] denotan hombre afeminado, tonto y que de ligero se cree.
Las cejas que se juntan enseñan hombre malhechor y comúnmente parecen estar caídas sobre los ojos.
Las cejas que se mueven con titilación, o como que tiemblan, ánimo y osadía señalan.
Las llanas y blandas, iguales, denotan complexión templada. 


De las líneas de la mano...

Una línea de la vital a la natural significa peligro de muerte por herida; y si cerca de la natural fuere ramiculosa o bifurcada, será herida de lejos. Mas háse de mirar, no sea la tal línea la misma hepática. La mensal que extiende ramos hacia la natural, hombre incrédulo consigna.

Líneas derechas de la mensal al anular significan buen ingenio y escudriñador de ciencias; y si fueren intercisas, nota impedimento; mas si hubiere líneas y no las intercecaren a éstas, no habrá impedimento alguno. Líneas largas, profundas, de la raíz del pólex atravesadas hacia la vital, significan otras tantas mujeres, o mancebos, o amigos; y si fueren intercisas denotan que no será con amor sino con fingimiento, que será amado por interés. Una línea de la raíz del auricular que sube por él hasta pasar a la segunda yema [...] y que va continuada, significa buen ingenio.

Una línea del monte índex a la raíz del dedo medio significa fiebre aguda [...]. Y cuanto más aguda en el fin, tanto más agudas fiebres.

Líneas, pues, sin orden en el monte de pólex significa lujuria y mentira.
Líneas de la raíz del pólex hacia el índex y la vital, vanagloria.
Línea pequeña debajo de la natural en el oposito del dedo medio del auricular, significa vida breve, y tanto más breve cuanto más fuere profunda.
Línea del monte de la mano que por la raceta pasa al brazo, significa que nunca saldrá de deudas y de pleitos.
Líneas [...] concurrentes en el monte de la mano, casi encontradas y juntas en el fin, significa caída de alto, y tanto peor cuanto fuere más agudo el ángulo que hicieren; y si el dicho se intercecare con otra línea menos peligrosa, promete la caída. Tal señal en el cuadrángulo [...] significa derramamiento de sangre.



* Johannes Taisnier, "Tratado de quiromancia, fisonomía, astrología y adivinación, conocido como Taisnerio", trad. del latín de Pedro Suárez de Mayorga, Bartolomé Argumedo y Francisco de Castañeda, en AGN, Ramo Inquisición.





Fuente:
La palabra amordazada: Literatura censurada por la inquisición / Margarita Peña. 1a ed. México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 2000.

0 comentarios:

Publicar un comentario